miércoles, 13 de abril de 2011

Checkpoint / Nicholson Baker

Baker es un autor que me gusta, lo leo con placer (a quién le importa), pero sus libros tienen escasa distribución, salvo Vox, que es erotico-porno y que aparece en usados cada dos por tres (recomendable para leer en pareja).

Uno de esos inhallables escritos por Baker era Checkpoint: ni siquiera en España se conseguía (al menos eso me dijo mi hermana. Pudo engañarme, claro, para que no le rompiera más las pelotas).

Pero por milagros de la sociedad mercantil, Checkpoint apareció en una mesa de saldos de la calle Corrientes a un precio de risa ($18!: aprox 4 dólares, por si hay lectores extranjeros). Y después quieren la revolución: ¡ni en pedo!

Bueno. Baker tiene la cara de un Robin Williams con barba de papa Noel. Parece buenito, pero posee dos facetas: por un lado, es un degenerado sexual (por Vox y por La fermata); y por el otro, es un zurdito que le gusta hacer bardo. Para esto último, por ejemplo, estuvo años leyendo diarios y archivos referidos a la segunda guerra mundial y compiló los dichos de los protagonistas principales y satélites en el libro Humo, la decadencia de la civilización occidental. Para qué lo hizo: para demostrar en qué manos irresponsables, egoístas y racistas (y no solo los nazis) estaba el mundo en ese entonces. Como ahora, como siempre. (bue, la verdad que dicho así no suena muy original).

Checkpoint es un libro hecho de bronca y de taquito. De taquito porque está escrito como diálogo entre dos personas, habitación cerrada: poco gasto de producción. mesa, silla, pizza.
Y bronca porque el planteo es un tipo loco cuyo objetivo es matar al entonces presidente Bush. El último de los Bush, el de antes de Obama. El libro fue escrito en ese entonces.

Entonces...como es fácil de leer se lo presté a mi suegro. No es un gran lector, pero se anima. No le gustó y me dijo el motivo: la forma, muy fácil; y el tema: muy de ellos (y lo dijo alguien pro way of life!).

Y tiene razón. Pero no quita que la forma en diálogo esté escrito con buen nivel, ni que el tema no carezca de interés. Tendiendo en cuenta que todo lo que EEUU hace repercute en el resto del mundo. Y más si se trata de una guerra, como lo fue la de Irak.

Digo: es raro encontrar libros de norteamericanos que critique su propio sistema. Quizá por eso, y porque se lee rápido y bien, vale la pena.

Aunque no se trate del mejor libro de Baker (también en saldos está La caja de cerillas. Ya veremos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Yo digo: